El pasado fin de semana no solo los aficionados al motor, sino todo el público en general se vio sobrecogido porque la fatalidad decidió llamar a nuestra puerta. Un accidente en el transcurso de un rallye en la provincia de A Coruña provocó al mismo tiempo que los rallyes saltaran a la primera plana de todos los medios de comunicación, que los extremistas de uno y otro bando vomitasen sus pensamientos sobre terceros que no lo habían pedido y que el excelentísimo presidente de la FGA (Federación Gallega de Automovilismo) se escondiese detrás de un comunicado. Todo un cumulo de circunstancias a los que como medio no decidimos prestar atención, hasta que hemos recibido acusaciones de usuarios anónimos de no defender los rallyes y de no estar al lado de las víctimas.

Los Rallyes y los medios de comunicación.

El camerunés Marc Vivien Foe murió en la Copa de las Confederaciones de 2003.

El camerunés Marc Vivien Foe murió en la Copa de las Confederaciones de 2003.

Duele, duele ver que la única forma de que los rallyes salgan en los medios de comunicación sea después de un accidente. Es más, este medio nació precisamente para cubrir un hueco como ese. Normalmente, en los medios generalistas, es más importante que Cristiano u otro jugador crea que puede haber la posibilidad de que el sol se ponga antes de tiempo es más importante que la victoria de un piloto en el WRC. A ningún medio de comunicación le importa el campeonato gallego, el nacional, o el mundial de Rallyes, suerte y gracias que al menos retransmiten la F1.  Pero ciertamente no nos podemos extrañar, no solo sucede con el mundo del motor, son muchos los deportes que solo aparecen en los medios de comunicación en caso de desgracia o que suceda un incidente. Por otro lado no podemos criticar a los medios de masas por interesarse por el tema, el accidente es noticia y punto ¿A caso no sale en los medios cuando se muere un jugador de fútbol por muerte súbita ? ¿No salieron las imágenes de Manuel Pablo con su pierna rota? ¿Por qué los rallyes han de ser diferentes? ¿Por qué se usa a las familias como escudo para no publicar estas imágenes? ¿Acaso los jugadores de fútbol, los alpinistas o los muertos en accidentes de tráfico o guerras no tienen familias? No seamos hipócritas. Está bien que nos quejemos por que al automovilismo no se le da la importancia que merece en los medios de comunicación, pero no pretendamos ocultar los accidentes debajo de una alfombra como si de una vergüenza o de una perversión oculta. Máxime cuando muchos de los que se esconden bajo la bandera de #defiendelosrallys luego se dedican a subir vídeos recopilatorios de accidentes en diversas pruebas del motor, o usan palabras como «Crash» «Accidente» «susto» para subir sus visitas en los canales de youtube que son de su propiedad.

 

Los extremistas también opinan.

Supuesta identificación del usuario de Twitter que se mofaba del accidente de A Coruña

Supuesta identificación del usuario de Twitter que se mofaba del accidente de A Coruña

Si algo me ha impactado a raíz del accidente es la cantidad de exaltados de uno y otro bando que han aparecido enarbolando la bandera de su grupo de fanáticos con el único objetivo de atacar al otro. Por un lado ciertos medios de comunicación a los que no pienso dar coba y con el único objetivo de llenar sus cupos de espectadores se han dedicado a sacar de contexto lo que no es más que un accidente de un deporte que yo considero seguro. Es más la anterior fatalidad mínimamente comparable data de la década de los 80, fue en el  Rally de Portugal de 1986, una salida de carretera del piloto portugués Joaquim Santos con su Ford RS200 provocó la muerte de tres espectadores y más de una treintena de heridos. Es más, si contabilizamos las víctimas este año en encierros, o practicando otros deportes como el Sky… yo pongo la mano en el fuego por que seguramente el cómputo de víctimas y heridos será mayor que en el automovilismo. Pero claro, son muchos los intereses comerciales y mediáticos en fomentar el sensacionalismo en este deporte, haciendo que tertulianos que no distinguen un Mitsubishi EVO VII de una Nissan Vanette  despotriquen sobre la seguridad de un deporte que ni han vivido, ni conocen.

Por otro lado, y más divertido si cabe, aparecen los exaltados que bajo la teórica bandera de «yoDefiendoLosRallyes» «IndignadosDelMotor» y otras estupideces varias inundan las redes sociales en la teórica defensa de este deporte. Es suficiente  con vistazo rápido a las redes sociales de NotasRacing, para comprobar que numerosos personajes, que al igual que los tertulianos de la telebasura en su vida han pisado una cuneta, despotriquen de unos y otros medios de comunicación. Desde este punto los tertulianos hasta me parecen más normales, al menos ellos se ganan la vida con esto.  Todos aquellos que me llamaban raro por pasarme los fines de semana de cuneta en cuneta son ahora los que comparten las babosadas que supuestamente en twitter ha escrito un personajillo de tres al cuarto ¿ Alguien se ha parado a pensar que a lo mejor esa información es falsa? ¿Alguien ha comprobado que es cierto de lo que se le acusa? ¿Se ha verificado por un experto que la cara exibida es la del autor o le estamos arruinando la vida a un inocente? Sencillamente, no. Pero es la moda, ha ocurrido una tragedia y los vengadores justicieros de uno y otro bando solo desean abalanzarse como perros rabiosos en la yugular del contrario.

El silencio de la FGA

FGA

Federación Gallega de Automovilismo

Ciertamente no se trata de un silencio total, si hasta han emitido un comunicado y todo (Véase la ironía).  Se ha producido un trágico accidente, los medios de comunicación buscan respuestas, las especulaciones son crecientes, ya todos hemos visto vídeos, fotos y de más material gráfico. Los medios habidos de información entrevistan hasta a los vecinos del pueblo y ¿Dónde está el presidente de la FGA? ¿Dónde se esconde el sr. Corral? Pues se esconde detrás de un comunicado escueto que se puede leer aquí. Comunicado de prensa de la FGA respecto al accidente en el Rallye de A Coruña. Ciertamente el lunes por la tarde no es mal momento para escribir un comunicado (Concretamente a las 17:48 horas según aparece en los metadatos del fichero). Está claro que se necesitan al menos 2 días para ello. En el momento en el que saló la liebre en los medios de comunicación, el señor Corral tendría que haber sido el primero en solicitar comparecer ante ellos. Explicando que no fue más que un trágico accidente fruto de la mala fortuna, pero que se investigarían las causas para evitar que esto se vuelva a producir. Pero no no lo hizo, ni lo ha hecho.

Son muchos los que critican a la RFEDA y a la FIA por no dar respuestas, pero el único responsable federativo en este caso es la FGA. Son pocos los que conocen que la FGA no organiza pruebas bajo el amparo de la RFEDA, y no solo eso, sino que las batallas legales entre las dos federaciones son constantes y frecuentes. Expediente de conflicto de competencias entre la RFEA y la FGA 

Son menos aún los que están en conocimiento de que las pruebas del campeonato gallego no siguen las normas FIA ni de la FEA, de que las licencias federativas aún no son convalidables  entre ambas federaciones. Ojo, que esto no quiere decir que las pruebas de la FGA no sean menos seguras, sino que el único y máximo responsable de la pruebas en Galicia es la FGA y nadie más.

 

Realismo y soluciones.

Ya va siendo hora de que dejemos a los familiares y a los pilotos en paz, no se puede cambiar el pasado. Pero lo que si se tiene que hacer es ponerse a trabajar para evitar que algo así pueda volver a suceder. Todos somos conscientes de que algo así puede suceder, es un deporte de riesgo para participantes y público, pero hemos de hacer todo aquello que esté en nuestras manos para, sin perjudicar al deporte, hacerlo lo más seguro posible para todos.

Si hacemos un análisis de conciencia y vemos el accidente con un poco de perspectiva podremos comprobar que estar sentado al borde de la cuneta no es la situación más idónea para nadie, pero no nos corresponde a nosotros como público sino a un juez tomar medidas en el asunto. Y puedo asegurar que en ningún caso serán piloto y copiloto. El piloto y copiloto en  este accidente en el que no han tenido culpa ninguna ahora mismo son otros damnificados más, que tienen una carga sobre sus hombros que yo no la quisiese para nadie. Por otro lado, corresponde a las federaciones de automovilismo reunirse para evaluar de nuevo si las medidas de seguridad que se aplican en la actualidad son suficientes y, buscan un equilibrio que sea suficiente y adecuado para todos, público, prensa y pilotos. A lo mejor es hora de volver a plantearse la suspensión de tramos si no se dan las condiciones idóneas de seguridad. Una pregunta para nuestros adentros ¿Cuál es el último tramo que cada uno recuerda neutralizado por exceso de público o mala colocación? Así pues no olvidemos que la precaución debe de ser una norma y no una excepción.