Importantes como las que más, esas chicas que venden las listas de inscritos y pegatinas en las subidas ayudan a financiarlas, y es necesario que sigan haciéndolo .

A pesar de que los supersticiosos llamaban a esta subida la 12+1, lo cierto es que la 13ª subida a Escusa-Poio fue, y con mucho, la mejor edición que yo recuerdo de esta subida. La carrera fue fluida, no hubo parones significativos y el espectáculo y la emoción reinaron hasta el último momento.

Uno de los detalles más curioso de esta “Subida” es que hasta las asistencias tienen una pendiente más que considerable, y el sitio no es especialmente abundante. A causa de ello La Familia Castro se veían obligados a estacionar su” Autobús – Motorhome” al principio de las asistencias al igual que el camión del equipo Alén. Debido a la pendiente de las asistencias alguno de los participantes tenían serios problemas para elevar sus vehículos y hacer las pertinentes reparaciones y ajustes de última hora.

El público no pierde el humor a pesar de la espera entre manga y manga.

Nubes y claros se alternaban sin dejar caer una gota. En el momento justo antes de la carrera se dividían los que rezaban para que lloviese y los que lo hacían para que esto no sucediese.La carrera arrancaba a las 15:30 horas con la amenaza constante de la lluvia. Por desgracia para ellos ya en la primera manga, la de entrenamientos, Jacobo Sobral y Carlos Couto sufrían sendos abandonos. El primero por una rotura de motor y el segundo, tras haber llegado a la meta con su nuevo Audi A4, y ver que vertía aceite cual fuente veneciana, decidió abandonar para evitar males mayores. El sábado la carrera acabó como se esperaba, sin incidentes de gravedad y con un espectáculo sin par en todas las horquillas del trazado. En el apartado de no carrozados Toño Varela dominaba en tiempos, seguido de un implacable César que esperaba su oportunidad. En carrozados Abad ponía la velocidad Caixas con su Evo el espectáculo protagonizando una de las cruzadas más impresionantes que he visto en esta subida, solo comparable con las de Iglesias en sus mejores tiempos en la montaña. En el grupo de Históricos encinas no daba solucionado sus problemas con el motor, lo que le restaba potencia y daba manga ancha a Rubén Blanco para deleitar y divertir al público con impresionantes cruzadas e incluso un trompo “pseudo-voluntario ” En la primera manga.

Esta vez no pudo ser, Encinas tuvo que conformarse con la segunda plaza en Gr.H por los continuos fallos de motor

Llegó el domingo y con el el cambio radical de las condiciones meteorológicas, pasando de un sol agradable a un viento y una lluvia de monzón. En la parte superior del trazado, el viento soplaba con tal fuerza, que me vi obligado a atar el trípode a la base de una señal de tráfico y al igual que el cámara de PlanetaRas a hacer equilibrios para no caerme al suelo. Este cambio en las condiciones meteorológicas aumentó ipso facto  la siniestralidad de la carrera a partir de la segunda manga ( Primera oficial). Las víctimas más sonadas de ello fueron Cheko en la primera manga oficial saliéndose justo después del cambio de rasante a mitad de subida y Toño Varela que protagonizaría en la siguiente manga una salida en la misma zona que su hermano Cheko Varela Esto daba pié a que Cesar, el hombre que siempre está ahí con su TC3 lograse una merecidísima victoria, aunque esta no sabe tan bien si es a causa de un accidente de un rival.

En carrozados Abad celebraba su victoria definitiva en la carrera y la del campeonato. Caixas, por su lado, primer clasificado del grupo N y Rubén Blanco se Hacía matemáticamente campeón de Históricos y H1

Sin más os dejamos el vídeo y las fotos de la prueba